Red Temática de Investigación de Educación Rural

Educación rural en México: el caso de los cursos comunitarios

Línea de Investigación: Procesos de Aprendizaje en Escuelas de Educación Básica en Contextos Rurales

Compartir:

La cobertura de educación primaria en México es cercana al total: el 96.1% de los niños entre 6 y 12 años asiste a la escuela (INEGI, 2007a). Sin embargo, este crecimiento en la oferta educativa no ha sido acompañado de un mejoramiento de la calidad de la enseñanza. Los resultados de diversas mediciones nacionales e internacionales (INEE, 2006; INEE, 2007b2, OCDE, 2005 y 2008) muestran que en las evaluaciones estandarizadas aplicadas a alumnos de educación básica , en general, los resultados son más bajos en estudiantes quienes asisten a escuelas rurales, tanto mestizas como indígenas.

Los resultados de las evaluaciones educativas se pueden entender a partir de varios elementos entre los que destacan las condiciones de vida de los estudiantes, la disponibilidad de una adecuada infraestructura en las escuelas, de materiales pertinentes y suficientes; y que los profesores cumplan con su calendario de trabajo desarrollando prácticas docentes efectivas.

Sin dejar de lado las condiciones de vida que enfrentan los alumnos de las escuelas rurales3, hay que destacar que desde hace casi treinta años años diversos investigadores (Muñoz, 1979:93, García, 1979:60 y Latapí, 1995:115) han llamado la atención sobre la pobre calidad de los servicios educativos que reciben los habitantes del medio rural mexicano en comparación con los que se otorgan a los residentes de las zonas urbanas. Mediciones elaboradas desde perspectivas oficiales refuerzan esta idea:

Los resultados [se refieren a la medición de aprendizaje de español y matemáticas en alumnos de sexto de primaria y tercero de secundaria elaborada por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación en 2006] también revelan la gran inequidad que existe en la distribución de los aprendizajes, especialmente cuando se comparan los estratos y modalidades escolares con puntuaciones extremas; resultados estrechamente asociados con las condiciones socioculturales de los estudiantes. (INEE, 2007a:16).

La debilidad en la calidad educativa se manifiesta de mayor manera en las escuelas primarias multigrado establecidas en las pequeñas comunidades rurales. Localidades con pocos habitantes, en las cuales por el número de alumnos sólo laboran maestros que atienden al mismo tiempo a varios grupos.

Por otra parte, mientras en los últimos años las concentraciones urbanas en México continúan creciendo manteniéndose un proceso de urbanización que comenzó desde la segunda mitad del siglo XX4, también se vive un proceso de dispersión poblacional. Sólo entre 1990 y 1995 aparecieron 6,342 localidades menores de 500 habitantes en todo el país (SEP, 2001:29). Como señala el Consejo Nacional de Población (Conapo, 2006:198):

Una de las características del poblamiento rural es su tendencia a la dispersión. En los años setenta, el número de localidades menores de 2 500 habitantes fue de 95.4 mil, en 2000 fueron 196 mil y para 2005 se estima en 184.7 mil. Por su parte, la población de esas localidades aumentó de 19.9 millones de habitantes en 1970 a 24.6 millones en 2000 y a 24.2 millones en 2005. En consecuencia, el tamaño medio de las localidades también se ha reducido: de 208.7 habitantes por localidad en 1970 a 125.9 en 2000 y a 131.4 en 2005. Este proceso da cuenta de la creciente dispersión de la población en localidades de menor tamaño y, por ende, de la dificultad para proporcionar bienes y servicios para satisfacer las necesidades de sus habitantes.

Así, las pequeñas comunidades rurales no tienden a desaparecer, por lo que se requiere reforzar las prácticas educativas, la disponibilidad de materiales didácticos especializados e infraestructura de las escuelas que atienden la demanda de servicios de la población rural dispersa.

El presente trabajo pretende aportar ideas en este sentido. El objetivo es analizar, de manera general, los principales aportes que se han hecho a la educación básica a través de un programa de educación multigrado en México. Esto con la finalidad de ayudar a comprender un apartado educativo (los cursos comunitarios) que se desarrolla en las sombras, lejos de los reflectores de los medios de comunicación y de buena parte de las investigaciones sociales.

El texto se divide en cuatro partes. De forma inicial se expondrá una breve historia de la educación rural en México. Posteriormente, se analizará el programa de cursos comunitarios impartidos por el Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), la única instancia creada ex profeso en México desde hace más de 35 años encargada de proporcionar educación multigrado en las pequeñas localidades rurales del país. Después, se mencionará cuál es la problemática que enfrenta este programa específico. Por último, se hacen algunas reflexiones finales que pudieran ayudar a mejorar la calidad educativa impartida en este tipo de escuelas.

En este trabajo se combina el uso de fuentes de información documentales y datos obtenidos en trabajo de campo. Este último ha formado parte de diversas investigaciones (Juárez, 2001, 2005 y 2007) en las cuales durante seis años se han visitado una docena de escuelas primarias atendidas por el Consejo Nacional de Fomento Educativo establecidas en comunidades rurales de los estados de Michoacán, Jalisco y Nuevo León. En estos sitios, se han empleado guías de observación durante las clases y se han aplicado entrevistas semiestructuradas a personal docente, administrativo, alumnos y habitantes las localidades.

Dejanos Tus Comentarios